Vírgenes Medievales Hispánicas

3. Las primeras imágenes

3.1. Cuando llegaron? (I)

En el año 910, Sancho Garcés, rey de Pamplona, se dirigía a luchar contra los musulmanes en el valle de Guesalaz. Las crónicas de los reyes de Pamplona citan el momento diciendo: "Sancho Garcés se arrodilló delante de Santa María de Yrach antes de la batalla". Podría pensarse que esta frase determinaría que la imagen de Santa María de Irache es, de manera inequívoca, del año 910 o anterior, y sin embargo los especialistas la fechan en el siglo XII. Qué ocurre pues?. Pues que es posible que el texto se estuviera refiriendo a un edificio y no a una imagen; o bien, la cita podría referirse a una imagen hoy desaparecida que desconocemos y que dio lugar a la que ahora podemos contemplar; o incluso, por qué no?, que la datación del siglo XII fuera inexacta...

Datar las imágenes no es nada sencillo. Y con respecto a la datación de una misma talla puede haber distintas opiniones que a menudo difieren entre sí alrededor de cien años. Sin duda sería deseable tener referencias históricas concretas, pero los textos hablan poco de las imágenes, y cuando lo hacen su referencia no siempre es inequívoca, como acabamos de ver.

La mayoría de las dataciones de las imágenes se basan en criterios estilísticos que, a mi entender, a base de aplicarse, acaban confirmando la hipótesis que desea demostrarse. Son pues sistemas circulares muy inciertos en términos de extensión en el tiempo o en el espacio.

A la complejidad de la datación, hemos de añadir la distorsión con la “tradición” de la imagen. A menudo las tallas fechadas en el Siglo XI o XII remontan su existencia, según sus leyendas, 3 o 4 siglos. Es cierto que las leyendas son “eso”, leyendas y todas ellas tienden a lo épico, y las fechas pueden haberse atrasado en el tiempo incluso de manera deliberada, pero tampoco es prudente ignorar las distintas tradiciones, especialmente cuando las leyendas de tan distintas imágenes son tan semejantes

Según las distintas tradiciones, en la Península había imágenes marianas de bulto redondo en el siglo VIII. Los textos citan imágenes, de manera inequívoca, a partir del Siglo X en algunos lugares de Europa, pero no antes. Se citan imágenes marianas en Rodez (sud de Francia), Colonia (Alemania).

Sabemos, también, que la misteriosa estatua de Fides de Conques (figura masculina) fue regalada al rey franco Boso por sus correligionarios carolingios a inicios del siglo X. Y esta imagen se asemeja tremendamente a imágenes marianas peninsulares como la virgen de la Vega de Salamanca o la de los Husillos de Palencia, todas ellas de fino trabajo de orfebrería y piedras al más típico estilo carolingio.

Los expertos indican que la primera talla mariana de bulto redondo de la que tenemos noticia inequívoca en Occidente es la imagen -desaparecida- de Clemond Ferrand que fue tallada en el 946 para la catedral de Clemond-Ferrand.

Anterior Siguiente