Vírgenes Medievales Hispánicas

7. Alrededores

7.7. De mis colaboradores

Aquí debería citar a mucha gente. De hecho, a casi toda la que me rodea, porque en mayor o menor medida todos han soportado mis palizas sobre las imágenes, los viajes, la web o las historias. Así que me posicionaré en un plano muy formal para poder significar a algunas de estas personas por temas muy concretos, y las citaré por orden alfabético.

Quiero por tanto expresar mi enorme agradecimiento, por su aportación inestimable, a:

Admirable Ballbé, Mini

Insigne guía de todas mis excursiones. Han de saber que yo me pierdo en el pasillo de mi casa. Mi amiga Mini organiza las rutas y me lleva en coche a lugares imposibles de encontrar a los que ella llegaba sin dudar en ningún cruce. Alguna vez llegué a pensar si realizaba los viajes con anterioridad a nuestras salidas para aprenderse las rutas

Persona activa, risueña y extremadamente pragmática, "va a lo que va", así que no es extraño que a las 7 de la mañana aporreara la puerta de mi habitación de alguna encantadora fonda de la estepa castellana diciendo: "¡Corre, corre, que hemos de llegar a tal sitio antes de las 8! ¡Corre, corre! es su frase favorita. O también, al llegar a una localidad, de noche, presentándome ya el apretado planning del día siguiente, suele decir: "Ahora no empieces con esa tontería de 'ir a dar una vuelta por el pueblo', ¿eh? ¡Ahora a cenar y a dormir que mañana hay mucho camino!".

Y así, gracias a ella, yo llegaba a todas partes, a la hora adecuada y en el momento preciso para poder ver la ermita abierta o la procesión iniciando su recorrido o para poder preguntar en el ayuntamiento. Y así, comiendo pan con salchichón, o fruta, o ensaladilla precocinada -comprenderán ustedes que no podíamos perder el tiempo comiendo en un bar- realizábamos, en tres días, toda la ruta planeada sin que fallara ni una imagen ni una iglesia, ni la recogida de una llave (es muy común que las llaves de las ermitas las tenga alguna persona de la localidad a la que hay que localizar previamente). ¡Muchas gracias, Mini!

Esther Celma

Que con serenidad, profesionalidad e interés fue haciéndome levantar la cabeza del ordenador para empezar a contactar con otros aficionados y descubrir otras posibilidades de enriquecimiento, como dar alguna charla, comparar algunas imágenes extranjeras, etc. Ella, en su afición, casi profesionalizada por lo desarrollada, a los monumentos funerarios, ha sido una incansable proveedora de imágenes, historias y contactos. ¡Gracias, Esther!

Alejandro Dorado, Álex

Por cumplir tan puntualmente mis encargos fotográficos, llegando incluso a poner en riesgo su integridad física. Miren ustedes la tremenda historia que nos relata al tratar de advertir a otro de mis colaboradores.

"Toni, me veo en la obligación moral de aconsejarte. Has de saber que hacer de becario de Ana puede condicionar seriamente tu vida.

Ella te plantea la cosa sutilmente. Tu piensas: "¡Cómo voy a negarme!". Y éste es el primer problema. La primera trampa. Ella juega con esto, y poco a poco va haciendo cambios de discurso encaminados a que tu acabes haciendo eso, ¡de becario! Te dice, por ejemplo: "Pero solamente si te va bien, ¿eh?", y después viene el "No te lo tendría que haber dicho; deja, deja, ¡no pienses más en ello!". Y ya, finalmente: "¿Seguro? ¿De veras no te importa?". Y te lo dice con aquel encanto, que tu enloqueces por ir. ¡Vamos, que si no vas te parece que eres una inmundicia humana, un despojo miserable!

Tú has de saber que cuando yo le fui a hacer unas fotos que me pidió de una virgen, tuve que hacerlo bajo la lluvia más monstruosa desde el diluvio universal, por un camino embarrado hasta tal punto que mi mujer (que no sabe conducir) tuvo que ponerse al volante del coche, mientras yo me ponía a empujarlo por detrás; de espaldas, para intentar levantarlo y desatascarlo del barro, mientras chillaba: "¿Has puesto la primera?", y ella me respondía: "¿La pri… qué?". "¡La primera, cojones, pri-me-ra!". Y ella: "Espera, que aprieto el pedal de en medio porque éste no va…". "¡No, no, el pedal no, la palanca!". Y ella: "¿Pero esto no es para apoyar el codo…?". Bueno, querido amigo: ¡Fue muy duro! ¡Muy duro!. "

Bien! hasta aquí su relato. De hecho, han de saber que Alejandro Dorado me fotografió una sola imagen, la imagen de la virgen del Villar. Pero los histriónicos relatos de su hazaña han funcionado como una auténtica campaña de marketing para mi hobby. Siendo, además, una persona muy respetada en nuestro entorno laboral, su intervención le ha dado mucho caché a mi afición, y a partir de ahí otros se han ofrecido a hacerme alguna foto de alguna virgen. ¡Muchas gracias, Álex!

Antonio González, Toni

Tengo que darle las gracias por su irreductible espíritu, que le llevó a aportarme no una, sino varias imágenes de la zona de Huesca y Zaragoza, a pesar de las advertencias apocalípticas de su compañero Álex. Acostumbraba, además, a hacerme llegar las fotografías de imágenes juntamente con recensiones históricas muy valorables que me llevaron a considerarlo casi un becario investigador. Aquí tienen ustedes alguna muestra de sus aportaciones (resumen de la historia de Santa María de la Bella de Huesca):

"Existía un castro ilergete sobre un altiplano que dominaba el valle del Cinca. Los romanos decidieron hacer la primera autovía Lleida-Huesca (la segunda todavía no la ha hecho el Ministerio de Fomento), entonces hacen un puente y les dicen a los ilergetes que ahuequen y hacen pagar por pasar por el puente. Aquello estaba todo claro y sin problema, pero con el tiempo llegan los godos y con ellos el cachondeo: moros para arriba, moros para abajo, godos para arriba, godos para abajo, y se acaba el negocio hasta que son las órdenes templarias las que lo recogen y llevan una virgen encontrada por pastorcillo, para darle más entidad al camino. Pasan los años, el tema se consolida y nace una iglesia que acaba en 1896 con un incendio que arrasa templo e imagen.

Ni siquiera podemos culpar a los "pérfidos rojos" de su desaparición, porque éstos solo quemaron una imagen que ya era del siglo XIX, porque la imagen original ya había desparecido en el siglo XVIII."

Gracias, Toni, por las imágenes conseguidas y por tus inolvidables recensiones históricas!

Juan Carlos, Juanqui

Maestro con el que contacté a través de Internet, tras descubrir su maravilloso blog sobre Soria, "Soria se hace camino al andar". Algo increíble. Lo felicité; me lo agradeció; comentamos sobre los respectivos hobbies y, con una generosidad extrema que le debe ser consubstancial, porque ni nos conocemos ni tengo nada con que corresponderle, me ha ido enviando, a lo largo del tiempo, muchas imágenes de las tierras que recorre.

Casi todas las imágenes de Soria se las debo a él y, por supuesto, las más recónditas, desconocidas y misteriosas, seguro. Él me nutrió de imágenes que yo, con toda certeza, nunca habría llegado a conseguir. ¡Gracias, Juanqui, por tu generosidad!

Manuel Romaní, Manel

Colaborador ocasional pero de bellas imágenes. Músico de espíritu y gestor por obligación, cuando acababa de sus obligaciones gestoras y la música le dejaba posar los pies en la tierra, a veces se acordaba de fotografiarme alguna imagen. Como pueden imaginar de un espíritu apacible y selecto, las imágenes fueros pocas -para qué engañarles- pero de gran calidad y hermosura. A él le debo, por ejemplo, la virgen del Bosc de Sant Cugat del Vallès, preciosa talla en madera del siglo XII. ¡Gracias, Manel, por pensar en mi colección!

Montse Sala, mi hermana

Fan incondicional, a la que absolutamente todo le parecía interesante y lleno de interés. Es una animadora tan entusiasta de cualquier propuesta que llegué a pensar que el tema podría realmente interesar, y me animé a hacer la web. Y que no falte aclarar que ha sido, siempre, la posibilitadora de todos mis viajecitos, ya que se ha ofrecido siempre para quedarse al cargo de mi perrillo. ¡Gracias, Montse!

Albert Servitje, mi corrector lingüístico

Que ha mostrado siempre interés en los textos. Los ha corregido, mejorado y adornado. Siempre con buena cara, siempre estricto en sus métodos y en sus plazos. ¡Gracias, Albert!

Nicolau Suárez, Nico

Nico merecería un capítulo para él solo, porque ha sido el paciente, siempre encantador y sabio maestro de lo poquito que yo he sido capaz de aprender de programación informàtica. Él es el webmaster, el artífice absoluto de todo el esqueleto de la web, con mención especialísima a la estructura de la galería de imágenes. Sin él… ¡nada de nada! ..Y ya ven como es la vida!!, el último en la lista de agradecimientos!! ¡Gracias, Nico por tu sabiduría y tu paciencia!

Y, finalmente, gracias, por descontado, a todos los artífices de la web "La Madre de Dios" y a todos sus colaboradores, a quienes he enviado algunas imágenes y de los que he recibido otras muchas. ¡Gracias por su enoooorme trabajo!

Anterior